Free songs

La concentración de tierras en Colombia constituye un largo proceso histórico, cuya tendencia en ascenso parece irreversible, ya que las intenciones y mecanismos dispuestos por el estado para restringir dicho proceso, han sido intermitentes y débiles. Esto se evidencia al indagar en las tendencias actuales de los índices de concentración de tierra en las distintas regiones del país. Esta constante histórica y su expresión  contemporánea se encuentran articuladas a los recientes procesos de inversión de capitales intencionales y nacionales en tierras, bajo procesos globales que vienen siendo denominados como  acaparamiento y extranjerización de tierras.

Estos procesos contemporáneos de concentración de tierras donde se destacan los agentes internacionales, operan a partir del  alquiler, concesión y/o compra masiva de tierras, en territorios fluviales, lacustres o marítimos, que serán destinados a actividades agroindustriales y extractivistas, de infraestructura, mercado verde, turismo o para la especulación inmobiliaria en países en desarrollo, por parte de individuos, gobiernos, el crimen organizado y empresas nacionales y transnacionales. Todos estos procesos conforman las expresiones de un reiterado y novedoso fenómeno global de control y acaparamiento de territorios y recursos.

El interés por el uso y el control de las tierras y los recursos se ha incrementado de cara a las crisis financieras y al traslado de las inversiones de los sectores inmobiliarios a sectores primarios de la economía, como una estrategia de relocalización de los capitales y con ello de la agricultura y activadas extractivas. Esto ha desatado problemas asociados con  temas agrarios, alimentarios, ambientales, financieros y de seguridad nacional. Entre las consecuencias de esta nueva forma de concentración de la tierra están el desplazamiento de poblaciones rurales, nómadas o pesqueras de sus territorios, la degradación de los suelos, ecosistemas y fuentes hídricas, así como la vulneración de los sistemas agroalimentarios locales y regionales.

Lo que argumentamos aquí es que el acaparamiento de tierras no es un tema nuevo; la apropiación y la privatización de la tierra y los territorios o su control por  personas o empresas, para fines económicos y como símbolos de prestigio social y político, tienen una raíz y estructura colonial. La concentración es un fenómeno que ha tenido varias caras en distintos momentos históricos según la configuración territorial regional, y de acuerdo con los intereses y estrategias de los actores sociales involucrados. No obstante, aunque con ropajes diferentes, la actual acumulación de tierras, sigue siendo una forma de ejercicio de poder y de control sobre el espacio, los recursos y los destinos de los habitantes locales.

Si bien las nuevas formas de acaparamiento se han equiparado con la extranjerización y privatización de la propiedad, este es un proceso en el que participan el Estado, las élites políticas, los grupos al margen de la ley, y sectores de intermediación legal y financiera. El acaparamiento en Colombia no sólo ocurre sobre una estructura desigual de tenencia de la tierra, sino que se rige por lógicas históricas, económicas y culturales asociadas con la expansión continua de las fronteras espaciales y territoriales -en baldíos nacionales, en bienes de uso público, en tierras privadas, en territorios comunitarios-, y el control de la mano de obra para el acceso a nuevas fuentes de recursos y riqueza.

 

En el país el tema del mercado alimentario y de tierras, y su creciente internacionalización, atraviesa las políticas de desarrollo y ordenamiento territorial basadas en la reprimarización agrícola y minera, las iniciativas legislativas (ley de víctimas y restitución de tierras, ley de desarrollo rural), el régimen de flexibilización laboral y las negociaciones de paz. La renovada preocupación por la tierra, los alimentos y los modos de vida rurales, siguen siendo centrales en las agendas de movilización social de las organizaciones sociales y en sus propuestas de política pública de reforma agraria y seguridad, soberanía y autonomía alimentaria.

El objetivo general de este seminario fue generar una discusión y reflexión académica y política, con participación de organizaciones sociales, la academia y el sector público y privadp, sobre la expresión en Colombia del fenómeno geopolítico de la concentración/acaparamiento de tierras, territorios y recursos en relación con la problemática agroalimentaria y de desarrollo rural. Esto con el interés de identificar y caracterizar los distintos actores que intervienen en el proceso de concentración/acaparamiento, como: Estados, corporaciones transnacionales, empresas, individuos, grupos armados. Así mismo se buscó identificar las distintas formas como se dan los procesos de concentración y acaparamiento: posesión, privatización, desplazamiento, compra masiva. También se propuso analizar la relación entre concentración/acaparamiento y las políticas nacionales agroalimentarias, de desarrollo rural y ordenamiento territorial. Por último fue de interés general evidenciar los efectos del acaparamiento sobre las poblaciones y los sistemas agroalimentarios locales, así como contrastar los efectos de la concentración/acaparamiento con las propuestas de organizaciones y comunidades para la gestión de la seguridad, soberanía y autonomía alimentaria.

Esta página se propone compartir contenidos bajo un ambiente colaborativo.

Aun estamos corrigiendo este sitio

Puede enviarnos sus sugerencias a través del siguiente formulario



Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su mensaje